lunes, 21 de agosto de 2017

Religión y violencia.


José M. Castillo, Teólogo.

Nos preocupa más el hecho de la violencia y sus aterradoras consecuencias, que las causas que originan y justifican la mentalidad y las ideas que llevan a los terroristas a matar con la conciencia del deber cumplido. Y es evidente que, si no atajamos las causas y la mentalidad que la justifica, por más policías que tengamos, la violencia terrorista seguirá campando a sus anchas. Quienes pierden el miedo a que los maten, matarán a otros.
Como es lógico, un fenómeno humano de estas dimensiones, no se puede desentrañar en un breve artículo como éste. Por eso me limito a decir algo sobre una de las causas que motivan la violencia. Me refiero a la religión.
Se dice que los terroristas, por más que les laven el cerebro y los droguen, le pierden el miedo a la muerte porque saben que morir matando por la religión, eso es lo que les abre las pertas del paraíso para gozar sin fin. ¿Qué pueden hacer las fuerzas de seguridad del Estado ante un sujeto que lleva en lo más hondo de sí mismo semejante convicción?
Y es que, según creo, no hemos pensado a fondo que la misma base del cristianismo es un asesinato, la muerte inocente del hijo de Dios (W. Burkert). No olvidemos nunca que “el sacrificio es la forma más antigua de la acción religiosa” (H. Kühn), como ha demostrado sobradamente la paleontología y sus ciencias afines. Así que está más que demostrado que lo primero, en la historia del “hecho religioso”, no es Dios, sino el sacrificio: matar una vida. En realidad, “Dios es un producto tardío en la historia de la religión” (G. van der Leeuw). Por eso, no nos debería sorprender que, analizando pacientemente el Antiguo Testamento, “en cerca de mil pasajes se habla de que la ira de Yahvé se enciende y castiga con la muerte y la ruina” (R. Schwager; J. A. Estrada).

No es posible analizar aquí este fenómeno más despacio. Sólo quiero indicar que, como es sabido, en el islam, el yihad es “un concepto problemático” (J. J. Tamayo). Porque, como ya señaló Abu al-Mawduli, este concepto justifica la guerra santa en la idea de que el Islam es un sistema integral que tiene como objetivo eliminar los demás sistemas falsos en el mundo.
Pero, en la religión, es determinante no sólo “el sacrificio”, sino además “el dogma”. Esta palabra designaba, en la Antigüedad, los “decretos imperiales” a los que cabe otra respuesta que el sometimiento incondicional. Someter sobre todo la mente. Es verdad que en el N.T este concepto no es fundamental. Pero, a medida que el cristianismo se fue organizando como “institución religiosa”, inevitablemente el “dogma” fue ganando en importancia y presencia en la sociedad y en la vida de los fieles. El Magisterio de la Iglesia precisó y delimitó las verdades que han de ser aceptadas como verdades “de fe divina y católica”: no sólo las que se contienen en la palabra de Dios, sino que además son propuestas por la Iglesia para ser creídas como divinamente reveladas, ya sea en un concilio ecuménico, en una definición papal o por el Magisterio ordinario como tales verdades de fe (Conc. Vaticano I. DH 3041).
Un dogma tiene que reunir estas condiciones. No todo lo que se dice en los sermones, en los catecismos, en una encíclica… es “dogma de fe”. Cosa que es lamentable y desconcierta a mucha gente.
En cualquier caso, lo más importante, cuando hablamos de este asunto, es insistir en que está bien comprobado que las religiones, cuando son enseñadas y vividas como debe ser, mejoran las conductas de la gente. Y, por lo que se refiere a un cristiano (como es mi caso), lo que veo con más claridad y seguridad es que el Evangelio nos enseña que Jesús se dio cuenta y defendió, hasta la muerte, la grandiosa afirmación del profeta Oseas (6, 6): “Misericordia quiero y no sacrificios”. La “religión de Jesús” es única y exclusivamente la “religión de la bondad”, de la paz, del bien, que lucha contra el sufrimiento.

domingo, 20 de agosto de 2017

El intento exitoso de reavivar la Guerra Fría en EEUU.


Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 10 de agosto de 2017.

Este artículo critica el intento del establishment político-mediático estadounidense de reavivar la Guerra Fría entre EEUU y la Unión Soviética (ahora Rusia), intento que está favoreciendo al complejo militar-industrial, que continúa ejerciendo una gran influencia sobre el gobierno federal. Este intento está poniendo al presidente Trump a la defensiva, ya que sus negocios personales en Rusia, en el mundo inmobiliario altamente especulativo, parecen haber incluido prácticas de dudosa legalidad junto con el aparato presidido por Putin, envuelto en negocios de la misma naturaleza.

Si usted viaja a EEUU este verano y lee los rotativos más importantes del país como el New York Times, el Washington Post o Los Angeles Times, o ve las cadenas de televisión más vistas como CBS, ABC o NBC, verá que el gran tema que indigna al establishment político-mediático del país son las interferencias del gobierno ruso presidido por el Sr. Putin o de agencias próximas a él en las últimas elecciones presidenciales de EEUU, mediante las cuales supuestamente proveyeron toda la información posible, conseguida ilegalmente (a través del hackeo de las instituciones del Partido Demócrata), a los miembros del equipo electoral del candidato Trump, facilitando su victoria sobre la candidata demócrata, la Sra. Hillary Clinton. Dicho establishment está escandalizado porque un país extranjero estuviera influenciando las elecciones estadounidenses, práctica que denuncian intensamente, acusando al gobierno ruso de todo tipo de comportamientos, llamándole de todo. En realidad, están intentando reavivar la Guerra Fría entre EEUU y la Unión Soviética (ahora Rusia).

Quisiera aclarar de entrada que mi simpatía por el gobierno Putin y por el gobierno Trump es nula. Ahora bien, considero de una enorme hipocresía que tal establishment político-mediático (que constantemente presenta la política exterior de su país como “la máxima fuerza promotora de la democracia en el mundo”, tal como la definió el viceministro de Asuntos Exteriores durante la administración Obama, el Sr. Tom Malinowski) se escandalice por lo que hace el gobierno Putin, a la vez que ha apoyado todo tipo de intervenciones del gobierno federal estadounidense en otros países para cambiar gobiernos, convirtiéndolo en el Estado más intervencionista conocido, utilizando todo tipo de acciones, desde asesinatos políticos e intervenciones militares, a financiación de partidos y movimientos políticos y sociales. Melvin Goodman ha provisto una lista de estas supuestas intervenciones para defender y promover la democracia en el último número de Counterpunch (27.07.17), una de las revistas progresistas de mayor difusión en aquel país. Paso a resumir algunas de las mayores intervenciones del gobierno estadounidense en el exterior:

– En 1953, EEUU y el Reino Unido intervinieron en Irán para expulsar al gobierno democráticamente elegido de Mohammed Mossadegh.

– En 1954 el gobierno de EEUU apoyó un golpe militar en Guatemala que instauró una de las dictaduras más crueles de las que han existido en Centroamérica. Esto ocurrió durante la presidencia del general Eisenhower.

– El mismo gobierno presidido por Eisenhower apoyó la campaña para asesinar a Patrice Lumumba en el Congo, dando pie al establecimiento de una de las dictaduras más brutales en la historia de África, la dictadura de Sese Seku Mobutu.

– El gobierno del presidente Kennedy apoyó la invasión de la Bahía de los Cochinos en Cuba, financiada por la CIA.

– El gobierno del presidente Nixon apoyó el golpe militar del general Pinochet en contra del gobierno democráticamente elegido del presidente Allende, argumentando, en boca de su ministro de Asuntos Exteriores, el Sr. Henry Kissinger, que “EEUU no podía permitir que Chile fuera tan estúpido como para escoger a un gobierno comunista”.

– El gobierno estadounidense ha intentado asesinar a los presidentes de Cuba, República Dominicana y Vietnam, asesinatos programados por la CIA, que al descubrirse crearon un rechazo popular que forzó a que el Congreso apoyara una ley prohibiendo la participación del Estado de EEUU en tal tipo de intervenciones a mediados de los 70.

– Dicha ley, sin embargo, ha dejado de respetarse en muchísimas ocasiones, como lo fue en el caso del asesinato y golpe militar contra el coronel Gadafi en Libia, promocionado por la ministra de Asuntos Exteriores de EEUU, la Sra. Clinton, que orgullosamente utilizó la famosa frase “fuimos a ver qué pasaba y en consecuencia él murió”. Desde entonces, Libia se ha sumido en el caos, convirtiéndose en uno de los centros del yihadismo.

– El gobierno Bush invadió Irak para expulsar a Saddam Hussein, argumentando que tenía armas de destrucción masiva (lo cual el gobierno sabía que no era cierto). Es importante señalar que fue el mismo gobierno de EEUU el que ayudó en el golpe en contra del coronel Abdul Kassem, que facilitó el establecimiento de Saddam Hussein.

Intervenciones en Europa

– En Europa, el gobierno estadounidense intervino en múltiples ocasiones para desestabilizar Polonia en los años 80, Georgia en los años 90 y más recientemente Ucrania.

– Su intervención en Italia fue una constante, apoyando al gobierno cristianodemócrata, temeroso del poder del Partido Comunista Italiano.

– Y en España, los gobiernos estadounidenses, que en su día habían jugado un papel clave (bajo la administración Eisenhower) en promover a uno de los regímenes dictatoriales más sangrientos que haya habido en Europa, la España de Franco, intervinieron activamente durante la transición, muy temerosos de que la Revolución de los Claveles contagiara a la oposición democrática española.

¿Por qué tanta sensibilidad ante el tema ruso?

Las causas de la enorme sensibilidad mediática ante el supuesto intervencionismo ruso en las elecciones estadounidenses son múltiples, como por ejemplo el deseo por parte del complejo político-militar de EEUU de reavivar la Guerra Fría, necesaria para continuar el enorme gasto militar que alimenta a dicho complejo. Tal complejo, enormemente influyente en EEUU, necesita un enemigo, y Rusia cumple esa función.

Pero otra causa es el deseo de expulsar al presidente Trump del poder. Es conocido que el hombre de negocios Trump, uno de los titanes del capital especulativo inmobiliario, hizo grandes negocios en Rusia, en colaboración con la oligarquía rusa, dirigida por el Sr. Putin. Y es más que seguro que estas conexiones incluyan gran cantidad de trabajos sucios, característicos de la actividad económica empresarial y muy en especial de la financiera y de la inmobiliaria. Y es ahí donde el establishment del Partido Demócrata y un número creciente de figuras del establishment político-mediático estadounidense, alarmados por lo que ellos consideran incompetencia y la manera errática de comportarse característica hoy de la rama ejecutiva del Estado federal (ver mi artículo “El capitalismo de amiguetes: Coca-Cola y el presidente Trump”, Público, 27.07.17), están intentando hurgar para poder expulsarlo del poder. Pero es improbable que el impeachment de Trump ocurra, pues el Congreso está controlado por el Partido Republicano, hoy controlado por la ultraderecha libertaria. La única posibilidad es que este partido pierda el control del Congreso en las próximas elecciones a dicha institución, lo cual es también improbable, ya que el Partido Demócrata no ha entendido lo que ha ocurrido en EEUU (ver mi artículo “Es sorprendente que se considere sorprendente la victoria de Trump”, Público, 11.11.16), y Trump continúa ganando elecciones. El futuro es muy oscuro en EEUU.

Ver artículo en PDF

Fuente: vnavarro.org

viernes, 18 de agosto de 2017

100 años de Romero.



Miles de feligreses católicos caminaron el pasado fin de semana hasta Ciudad Barrios, al norte del departamento de San Miguel, para conmemorar el centésimo aniversario del natalicio de Monseñor Óscar Arnulfo Romero. La peregrinación inició el viernes en la cripta de Catedral Metropolitana donde descansan los restos mortales del Arzobispo Mártir, y terminó el día domingo en la “Cuna del Profeta”.

Durante la larga caminata que recorrió más de 150 kilómetros los peregrinos clamaron por la paz, el cese de la violencia en todos sus ámbitos y la convivencia armónica en el país. Este mensaje fue secundado por el recién nombrado Cardenal Gregorio Rosa Chávez, presente en la memorable actividad.

Y hoy Comunidades Eclesiales de Base celebraron el cumpleaños 100 del Beato, nacido el 15 de agosto de 1917. De origen humilde y visión conservadora, Monseñor Romero finalmente pasó a la opción preferencial por los pobres durante su breve arzobispado (1977-80) en los convulsos inicios de la guerra civil salvadoreña; clamó fervientemente por la paz, la igualdad y la justicia, razón por la que fue asesinado por la extrema derecha.

La celebración de los 100 años de Romero -realizada en vísperas de su eventual canonización por el Papa Francisco- es oportuna para clamar por la paz, la no violencia y la armonía social, tal como lo hicieron los peregrinos. Es tarea de todos (Estado, sociedad civil, empresarios, iglesias, academia, etc.) detener esta masacre que desangra al país.

El “cumple” de Romero también debería provocar la conversión de los sectores oligárquicos que lo asesinaron, a quienes Monseñor instó a “quitarse los anillos”, renunciar a sus privilegios y compartir la riqueza. El egoísmo y mezquindad de estas élites hoy se expresa en su oposición a la reforma fiscal progresiva, en la intención de privatizar el agua y el boicot contra el gobierno desde el partido ARENA y la Sala Constitucional.

La conmemoración del nacimiento de “San Romero de América” -como lo llaman los pueblos del mundo- debe servir, además, para que las fuerzas progresistas rectifiquen o retomen la perspectiva contra-hegemónica y la apuesta por cambios estructurales inspirados en los ideales romerianos de justicia, igualdad y dignidad.

Finalmente, es necesario que los seguidores del legado romerista estén alertas para evitar la “fechitizacion” y “profanación” que pretenden consumar sectores de derecha que -ante la imposibilidad de evitar la presencia de la figura y mensaje del Arzobispo Mártir- proyectan a un Romero “light” vaciado de su esencia ética y política. Romero es del pueblo, de los pobres y de los que se convierten a su evangelio de justicia e igualdad.

jueves, 17 de agosto de 2017

Jesús el rechazado que optó por los rechazados .


LA PIEDRA QUE LOS CONSTRUCTORES RECHAZARON SE CONVIRTIÓ EN LA PIEDRA ANGULAR 

El título de este artículo proviene del Salmo 118,22. Fue citado cinco veces en el Nuevo Testamento (Mt.21,42; Mc.12,10; Lc.20,17; At.4,11; 1 Pd.2,7) y posiblemente aludido dos veces (1 Cor.3,11; Ef.2,20). Eso quiere decir que sirvió abundantemente en la cristología de la primera comunidades. A los ojos de ellas, se aplicaba maravillosamente a Jesús. Era una profecía del camino de Jesús. Jesús fue rechazado por los hombres y por eso escogido por Dios. Dios escogió justamente a aquel que había sido rechazado.

Con certeza esta profecía ayudó a los primeros discípulos a superar la crisis de incredulidad que siguió a la muerte de Jesús. ¿Cómo podía él ser proclamado Mesías si había sido rechazado por todas las autoridades del pueblo y por el propio pueblo, que pareció seguir casi enteramente a sus jefes?

Una vez iluminado por los profetas, los discípulos pudieron entender el porqué de la muerte de Jesús en la cruz y su resurrección. Había en esa sucesión una lógica que las profecías permitían entender.

Así iluminados los autores cristianos no se sintieron con la tentación de esconder el hecho de que Jesús había sido rechazado. Por el contrario, destacan el hecho que ya saben interpretarlo.

Jesús, el rechazado.

Las narraciones de la infancia muestran que, desde el inicio de la vida, Jesús quedo marcado por la señal del rechazo. Según Lucas, no había lugar para que fuese acogido en el nacimiento (Lc.2,7). Según Mateo, Herodes quiso matarlo y Jesús tuvo que huir para Egipto hasta la muerte del rey.

Desde el inicio del ministerio, Jesús encontró la oposición de la autoridades de su pueblo, que quisieron matarlo (Mc.3,6). En Nazareth fue rechazado por el pueblo en medio del cual había crecido (Lc.4,29), y, según Marcos, su propia familia lo tenía por loco, queriendo aprehenderlo (Mc.3,20-30). Durante todo su ministerio encontró la oposición de los doctores de la ley, de los sacerdotes, del rey Herodes, esto es, de todas las autoridades. Ellas conspiraron para matarlo (Mc.1-2 y paralelos).

En las narraciones de la pasión y de la muerte de Jesús, todos los evangelistas concuerdan: Jesús fue condenado a la muerte por las autoridades de Israel y por las autoridades romanas, con la aprobación del pueblo reunido. Se puede decir que las narraciones fueron redactadas exactamente para destacar ese rechazo total de Jesús. Nadie fue a apoyarlo u oponerse a la condenación: sus propios discípulos lo traicionaron como Judas, o lo renegaron como Pedro, o huyeron como los otros. La propia cruz, castigo reservado a los esclavos por los romanos, era una señal más de bajeza e ignominia.

Jesús fue rechazado de modo absoluto: nadie lo apoyó, ni siquiera el Padre interfirió para dar alguna señal de apoyo. Sin embargo, fue exactamente esa persona rechazada la que Dios exaltó, haciendo de ella el fundamento de su Reino.

Jesús fue rechazado, a pesar de ser inocente de los crímenes de que fue acusado. Como dice Pedro al pueblo: “Vosotros acusasteis al Santo y al Justo, y exigisteis que fuese agraciado para vosotros una asesino, mientras hacíais morir al Jefe de la Vida” (At.3,14).

Jesús y los rechazados.

El propio Jesús busco la compañía de los rechazados de la sociedad. No se puede saber cuál fue la causa y cuál fue el efecto: si fue rechazado porque frecuentaba los rechazados, o si frecuentó los rechazados porque era él mismo rechazado. No importa.

En la sociedad del judaísmo palestino que Jesús frecuentó, exclusivamente o casi exclusivamente, había discriminaciones y exclusiones. La exclusión se hacía en nombre de la ley. Ahora bien, Jesús manifiesta una cierta predilección o una comprensión especial para con las categorías de excluidos.

Entre los excluidos había, en primer lugar, los leprosos: ellos estaban sujetos a las peores leyes de separación (Lv.13). Sin embargo, no solamente Jesús permite que ellos se aproximen a él, mas él mismo se aproxima y llega al punto de tocarlos (Mt.8,1-4; Mc.1,40-45; Lc.5,12-16;17,11-18). Estaban las prostitutas. Jesús acoge a la mujer pecadora (Lc.7,36-50).

Los publicanos o cobradores de impuestos eran otra categoría de personas excomulgadas o excluidas de la convivencia con el pueblo. Ahora bien, Jesús entra en la casa de ellos y come con ellos (Mt.9,9-13; 11,19; Mc.2,15-17; Lc.5,27-32; 7,34; 19,1-10).

La ley prohibía también el contacto con los paganos, sean ellos soldados, administradores romanos, o descendientes de los antiguos cananeos. Jesús acoge tanto al oficial romano (Mt.8,5-13; Lc.7,1-10; Jo.4,46-53), como a la mujer cananea (Mt.15,21-28; Mc.7,24-30).

Los propios samaritanos, que no eran paganos, eran excomulgados y ningún israelita podía conversar con ellos. Jesús conversa con la mujer samaritana (Jo.4,1-42), destaca ejemplos de samaritanos (Lc.10,30-37; 17,11-19) y excluye cualquier comportamiento violento para con ellos (Lc.9,51-56).

En la parábola del banquete, Jesús parece enunciar un principio general: en el Reino quien estará finalmente presente serán todos los marginalizados. Los invitados – israelitas observantes de la ley (Lc.14, 15-20) – no aparecieron. Entonces entran en el Reino “los pobres, los lisiados, los ciegos y los cojos.” Sobra lugar y Jesús llama a los que están lejos “por los caminos y trillas”. Son los que no observan la ley rigurosamente y que los judíos no reconocen como buenos israelitas.

También en la cruz Jesús se encuentra en medio de dos ladrones. Esa compañía no está desprovista de significado. Hasta en la muerte Jesús está entre marginalizados.

Claro está que Jesús no busca los excluidos de la sociedad porque serían mejores moralmente o religiosamente. No les reconoce ninguna superioridad. Jesús los busca justamente porque fueron excluidos. Las tres parábolas de Lucas- oveja perdida, dracma perdida e hijo perdido- explican muy bien las motivaciones de Jesús: Jesús busca lo que está perdido no porque vale más, sino simplemente por el hecho de estar perdido. De la misma manera en Mateo, Jesús explica que “no son los que tienen salud los que necesitan de médico, pero sí los enfermos” (Mt.9,12). La enfermedad no es mejor que la salud. Sin embargo, Jesús es como un médico. Viene a salvar lo que estaba en peligro de perderse. 

(Artículo publicado por Revista Vida Pastoral, Paulus, Sao Pablo, Brasil, enero-febrero 1995- año XXXVI, N° 180, titulado “A PEDRA QUE OS CONSTRUTORES REJEITARAM TORNOU-SE A PEDRA ANGULAR”, página 5-9, traducido por Juan Subercaseaux Amenábar y Leyla Reyes Zamorano).

martes, 15 de agosto de 2017

El pensamiento wayuu y el combate las enfermedades del cuerpo y el espíritu.


Foto: Eduvilia Uliiana
Una mirada desde el pensamiento wayuu a las causas de la desnutrición.

Por Eduvilia Uliiana*

10 de agosto, 2017.- Entre las familias wayuu, los amuyu (cementerios) se proliferan sin distingo de clanes, la vida de niños y niñas menores de 5 años se apagan por la desnutrición, frente al desarrollo que prometen los gobernantes. Las páginas de los periódicos resaltan que la corrupción se come los recursos de estos niños, que las madres wayuu no quieren entregar a sus hijos para ser internados en un centro de nutrición, o que le sirven la comida primero al marido que a los infantes.

Ana, es la abuela de los Epieyu, es artesana y conocedora de plantas medicinales e interpreta sueños, vive en Uchitu muy cerca al Cabo de La Vela, al norte del Departamento de La Guajira, ella tuvo 10 hijos y actualmente vive con una nieta. Desde su saber wayuu, nos cuenta acerca de las causas de la desnutrición que atenta contra la vida de los niños wayuu.


Foto: Eduvilia Uliiana

“Los niños se enferman de diarrea, de poloona ese vómito fuerte que debilita al niño con fiebre, Pulaushi (enfermedades espirituales) ocasionadas por el fuerte Joutay (el viento). Debido a estos espíritus se mueren, sus cuerpos adelgazan rápidamente, la piel se les seca. La sequía es muy fuerte, aquí no llueve, y nos hace falta la lluvia. Aquí es muy difícil cultivar, nos peleamos por el agua, los programas para los niños no son suficientes”, estas son las primeras causas de la desnutrición que identifica Ana.

Para los wayuu, el grupo indígena más numeroso de Colombia y Venezuela, su vida la rigen alrededor de 40 seres espirituales, con diferentes personalidades y espacios en que intervenir. Joutai (el viento) es uno de ellos y es un ser masculino, es mensajero de las malas y de las buenas noticias, su presencia personifica al wanülü (espíritu maligno) llamado Jamu (hambre), al Epichikua (remolino) que es el mal presagio, con su fuerza tumba las hojas de los árboles y arremete contra los niños por donde pasa. Aun con todas estas personificaciones negativas Joutai es quien abre la esperanza de los wayuu al traer a Juya (lluvia).

Yolujaa (espíritu maligno), es otro Wanülü que erradica la vida de los niños , llega representado en cualquier tipo de animal a la comunidad, “llora como ganado o como chivos, conversan como personas, cuando nos asomamos no hay nada, su hora exacta es a las 12:00 de la noche, es cierto, la tierra kalechesü (tiene su mal) y tenemos que tener mucho cuidado” Así relata Ana, en su rol de médica, ha tratado el mal del cuerpo y del espíritu de cientos de niños de su comunidad, ayudada por su don para interpretar los sueños.

Con las prácticas de sus saberes ancestrales, Ana es una mujer que enfrenta y combate la muerte en su familia y comunidad “en nuestra tierra se siente un ambiente diferente, keemionsesu (tiene sombras) y kaawainsu (es pesada), las noches son muy frías, cuando las nubes están negras es necesario cuidar los niños por la tarde, no sacarlos de casa, porque los niños mueren por enfermedades del cuerpo y del espíritu” es la recomendación que Ana le hace a las madres.

El pensamiento de Ana, refleja la necesidad de mirar el asunto de las muertes de los niños wayuu más allá de una cifra, porque las razones las percibe en las dos dimensiones, tal como vive y muere el wayuu. La espiritual es la dimensión que exige el bienestar de los seres del cosmo, ellos necesitan armonía para orientar y guiar los pasos de los wayuu que están sobre la tierra, de manera que la segunda dimensión se refiere a la convivencia entre los mismo wayuu y los alijunas (no wayuu).

Ana, sigue pangando las hojas con unas piedras, está preparando un tratamiento para algún niño enfermo, ella tiene la esperanza que se atiendan las enfermedades del cuerpo y del espíritu como una forma de ganarle a la muerte. Desde su casa alcanza ver como la brisa empolva el rostro de los apalanchi (pescadores) durante su luchan para sobrevivir ante tantas calamidades, muy cerca ve a las mujeres wayuu tejiendo con agilidad para ofrecer su mochila a los turistas que llegan al Cabo de la Vela.

Mientras los alijunas se montan en una carrera en la que despliegan información de todo tipo acerca de la muerte de nuestra niñez, se enceguecen a reconocer que esta también es una realidad.

---
*Eduvilia Uliiana es wayuu pertenece al clan Uliiana de la Escuela de Comunicaciones del Pueblo Wayuu

Fuente: Servindi