jueves, 31 de marzo de 2011

“Ahora no te mata el desierto, te mata el cartel por no pagar.


Cristina F. Pereda · (Washington) / Periodismohumano.com

Perú recibe el primer cargamento de EEUU con piezas de Machu Picchu.



LIMA, 31 (Reuters/EP)
Perú ha recibido el miércoles el primer cargamento de piezas extraídas hace casi un siglo de la ciudadela inca de Machu Picchu que estaban en poder de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Las piezas de cerámica, joyería y restos óseos, entre otros, arribaron al son de disparos de cañones al Palacio de Gobierno, donde fueron recibidas por el presidente peruano, Alan García, y su gabinete.

"Hoy están con nosotros las primeras 363 piezas, a las que en el mes de diciembre seguirá un segundo envío y luego durante el 2012 serán remitidas las últimas piezas que fueron extraídas de Perú en el año 1912", ha afirmado García.

Los artefactos habían sido llevados a la universidad estadounidense por el explorador Hiram Bingham, quien redescubrió en 1911 la ciudadela inca de Machu Picchu, el ícono turístico de Perú considerado también como una de las siete nuevas maravillas del mundo.

Perú había reclamado por años la devolución de las cerca de 46.000 piezas y en 2008 entabló una demanda civil contra la prestigiosa universidad. "Son tesoros porque aunque no sean de metal precioso, representan la identidad del Perú", ha afirmado García, quien agregó que las piezas serán llevadas a la ciudad andina de Cuzco (sur).

Machu Picchu, un complejo hecho con piedras, fue un centro de culto y observación astronómica, según historiadores, así como la residencia de la familia del rey Pachacútec, el mayor conquistador inca en el siglo XV.

Perú festejará en julio el centenario del descubrimiento de Machu Picchu con la exposición de estas piezas.

Fuente: Diario SIGLO XXI.com
.

Perú: Candidatos a la Presidencia debatirán temas de derechos humanos


Servindi, 31 de marzo, 2011.- El viernes 1 de abril a las 6:30 p.m., los candidatos a la Presidencia del Perú debatirán sobre las políticas en temas de derechos humanos que implementarían en su gobierno.

La cita es en el auditorio de la Derrama Magisterial, situado en la Av. Gregorio Escobedo 598, Jesús María. Allí los candidatos presidenciales darán a conocer sus propuestas para los derechos humanos en el Perú.

En el Foro llamado “Nuestro Compromiso con los Derechos Humanos: los candidatos presidenciales se pronuncian” participarán tanto los candidatos favoritos según las encuestas, como los que tendrían menos votos.

Tal medida se adoptó con el fin de asegurar que las propuestas políticas contemplen lo que sanciona el primer artículo de la Constitución Política: la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado.

Los temas a abordar por los candidatos serán: Políticas de estado y derechos humanos; crecimiento económico, desarrollo y derechos humanos e inclusión social, igualdad de trato y no discriminación.

Los organizadores del evento son la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, el capítulo peruano de la Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo, y el movimiento ciudadano “Para que no se repita”.

Además, el capítulo peruano de Amnistía Internacional, el Centro de Políticas Públicas y Derechos Humanos – Perú Equidad y el Centro de Derechos y Desarrollo.

Otras noticias:


Fuente: SERVINDI
.

miércoles, 30 de marzo de 2011

El emperador y el dictador.


Eduardo Ibarra Aguirre

“No hay duda que el mundo estaría mejor si se fuera Kadafi”, aseguró Barack Hussein Obama en el discurso pronunciado en la Universidad Nacional de la Defensa, al cumplirse el 28 de marzo el décimo día de que Estados Unidos, Inglaterra y Francia comenzaron los bombardeos a objetivos militares libios, pero que ya cobraron la vida de civiles sobre los que Washington y el aparato informativo trasnacional no transmite una imagen.

La frase del Premio Nobel de la Paz es gemela de la sentencia que emitió su antecesor, George W. Bush, frente a Saddam Hussein antes de invadir Iraq. Es decir, ni en la fraseología resultó creativo el abogado de Chicago y otrora senador por Illinois. Mucho menos en el argumento: “La protección del pueblo libio”, gentilicio que puede cambiarse por otros correspondientes a las naciones que a lo largo de siglo y medio padecieron miles de invasiones e incursiones militares para “proteger la vida de estadunidenses”.

El inquilino de la Casa Blanca no quiere repetir los errores de la invasión a Iraq para derrocar a Hussein, porque el cambio de régimen –al gusto del imperio que representa– tardó ocho años, “costó miles de vidas” y “mil millones de dólares” (sic). Todo lo contrario, “Más de 1.2 millones de iraquíes han tenido una muerte violenta como resultado de la invasión iniciada en 2003, según el estudio del prestigioso grupo británico de investigación Opinion Research Business”, publicado en la desaparecida revista impresa Forum (número 197, III-10, pp. 12-14).

EUA y la coalición integrada por 12 naciones, algunas de adorno para ocultar el sello dominante, cometerían un error –explicó Barack Hussein– si usan la fuerza para derrocar a Kadafi”, porque los coaligados se dividirían –de por sí las pugnas siguen a la orden del día– y “tendríamos que poner tropas estadunidenses sobre el terreno”. Y las invasiones de Afganistán e Iraq marcan el inicio del declive de la hegemonía del imperio de las barras y las estrellas en la aldea global, la irrupción de la multipolaridad y ésta no tiene ya reversa. Esto explica las “nuevas formas” que utiliza el nativo de Honolulu, Hawái, con raíces en Kenia, aunque perduran las inercias autoritarias de no consultar al Congreso, lo que tendrá un costo político.

Tienen razón los funcionarios que desde Moscú o Beijing subrayan las contradicciones existentes entre los aliados guerreristas que juran que “no buscan derrocar a Kadafi” y los “bombardeos a columnas militares” que son los que explican los avances de “los revolucionarios”, como los llaman los conservadores locutores de Televisa. Pero el general Carter F. Hamm, el oficial estadunidense de mayor rango, no se engaña: “Sin ayuda constante las ganancias (sic) podrían revertirse con facilidad”.

Nicolas Sarkozy y David Cameron no se andan por las ramas y exigen como antiguos emperadores: “Kadafi debe partir inmediatamente”. Urgido como está de apoyo ciudadano el marido de Carla Bruni, y con movilizaciones laborales multitudinarias en Londres, se entiende la beligerancia de ambos, en particular del presunto beneficiario de millones de dólares de Kadafi para ganar el derecho a despachar en el Elíseo. En tanto que el septuagenario magnate que compra favores sexuales a menores de edad en Roma y Milán, ofrece una “solución negociada” para que a Kadafi y su familia se les brinde asilo.

Cierto, la primera víctima de ésta como de todas las guerras es la verdad. Mas ya empiezan a trascender piezas del rompecabezas, como que “Francia estaba preparando el derrocamiento de Kadafi desde noviembre” de 2010, como documenta Franco Bechis, uno de los directores del diario italiano Libero.

Acuse de recibo

“(…) escuché las autoalabanzas del fulano que despacha en Los Pinos, en lugar del Palacio Nacional que es donde la Constitución dice que dizque se centra el Poder Ejecutivo. Lo que quiero comentar es que Calderón al mencionar a los presentes donde se evaluó el resultado del censo próximo pasado, el individuo en cuestión mencionó solamente a la dirigente de la fracción panista en los diputados y al dirigente de la fracción panista senatorial, o sea que el resto de las fuerzas políticas interactuantes en este país, pues ahí están, pero son parte de una minoría ridícula, aun en esos eventos”. La opinión es de Fernando Carmona Bolaños, lector que en 14 ocasiones participó en la colecta Forum en Línea sigue gracias a ustedes… Hasta el 26 de febrero de 2007 y durante los cinco años previos desertaron del Ejército y la Fuerza Aérea 151 mil 533 elementos, de acuerdo a un documento oficial enviado a Utopía por el general José Francisco Gallardo Rodríguez. Hasta noviembre de 2008 desertaron mil 559 integrantes del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales, Gafes, cuerpo de elite del Ejército… La capacidad crítica de la doctora Denise Dresser desapareció cuando analizó su propia obra: la consulta mexiquense sobre la alianza entre el PAN y el PRD. No es recomendable ser analista y actor político, como lo demostró María Amparo Casar en 2006-08.

Fuente: ApiaVirtual

imagen

.

Chile: Gobierno usará cuestionado decreto 124 en consulta sobre institucionalidad indígena.


Servindi, 29 de marzo, 2011.- Organizaciones mapuches rechazaron el anuncio del director nacional de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), Jorge Retamal, de utilizar un decreto que limita la participación indígena en el proceso de consulta.

Retamal reconoció hace unos días que el gobierno utilizará el Decreto Supremo 124 en la gran consulta que anunció el gobierno para modificar la institucionalidad indígena.

El werkén del Consejo de Todas las Tierras, Aucán Huilcamán, manifestó que esta actitud del gobierno ocasionará que la Organización Internacional del Trabajo rechace nuevamente el Informe sobre los avances del Convenio 169 en el país.

Por su parte, Hilario Huirikief, consejero mapuche ante la Conadi, anunció que iniciarán acciones judiciales en contra de la medida.

Cabe señalar que en su Informe Anual 2010, el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH) sostiene que el decreto 124 del Ministerio de Planificación (Mideplan) de reglamento provisional de consultas indígenas “no satisface las obligaciones y principios que sobre derecho a consulta y participación establecen el Convenio 169”.

El Informe del INDH –que es un organismo estatal autónomo– recomienda al Gobierno y a todos los poderes del Estado que se tomen las medidas para garantizar el cumplimiento del deber de consulta de acuerdo a los estándares internacionales.

El propio Relator Especial de las Naciones Unidas, James Anaya, recomendó a Chile en setiembre de 2009 que el reglamento provisorio de consultas debía ser consultado previamente con los pueblos indígenas, y requería cumplir con las normas y principios internacionales.

Hace unos meses el gobierno anunció la realización de una consulta indígena para recoger la opinión de los pueblos originarios sobre el proyecto de reforma constitucional que les otorga un reconocimiento y norma la institucionalidad indígena.

Entre estos últimos figura la creación de una Agencia de Desarrollo Indígena que reemplace a la Conadi y de un Consejo de los Pueblos Indígenas, órgano representativo de los pueblos originarios del país. La consulta también tratará sobre los mecanismos permanentes de consulta que debieran utilizarse en el futuro.

Enlaces:

Otras noticias:


Fuente: SERVINDI
.

RELEYENDO A JUAN LUIS HERRERO DEL POZO 1


Este texto es una introducción-comentario del publicado por Juan Luis Herrero del Pozo con el título Cómo nace mi nuevo paradigma, que se puede leer al final del artículo de Héctor o, siguiendo el enlace, en la página original en que fue publicado en ATRIO el 1 de Marzo de 2008, con los comentarios que entonces se hicieron.

Los numerosos y valiosos comentarios que han surgido esta semana ante la propuesta de Antonio Duato del martes pasado indican que las preguntas sobre el más allá y el más acá siguen buscando respuestas: la trascendencia de la muerte, la vuelta a la tierra, la fe frente a lo secular, la fe religiosa, la fe plenamente humana, espiritualidad, la dimensión última de la realidad.

También aparece una resistencia general a las hipótesis y a las tesis globales, que se propugnan como nuevos dogmas. Dios no está en los dogmas sino en la realidad.

La nuestra es la realidad del siglo XXI. Cada uno es capaz de formular sus propias preguntas y contestarlas con las respuestas que va encontrando. Por esos caminos avanza la ciencia. Por esos caminos van los jóvenes valientes del norte de África y de otras partes del mundo. Se cuestiona el poder absoluto de los gobiernos, la corrupción que se extiende por todos los reductos de la sociedad, las injusticias que aplastan a los más pobres, la falta de libertad, las imposiciones de los sistemas intangibles, tanto sociales como religiosos, las ideologías, los mercados, el mundo de las finanzas.

En seguida se nota que después de habernos desprendido del bagaje teológico del pasado, nuestro lenguaje sigue anclado en lo que quedó atrás. No hemos tenido tiempo de adaptarlo a los tiempos nuevos. De ahí nuestras dificultades al leer el Evangelio de de Marcos, por ejemplo, y nuestra manera de expresarlo: “Tanto los conceptos de fe, secularidad, vida eterna, trascendencia… como los criterios arropados bajo ellos pertenecen más al discurso teológico que al pensamiento de Jesús”, como dice Salvador Santos.

Es aquí donde yo veo útil el discurso de Juan Luis Herrero del Pozo y en particular este escrito de 2008 que incluimos para discusión. Juan Luis nos habla de la teología que él aprendió utilizando su terminología propia pero devolviéndonos su contenido auténtico envuelto en un lenguaje más apto al hombre de hoy. Un generoso esfuerzo que le queremos agradecer una vez más.

La realidad es el punto de partida y el camino.

Al marchar a las misiones Juan Luis se describe como un experto en Dios a quien “sobraban conocimientos para enseñar a cualquiera”. Adquirió su bagaje teológico “a caballo entre África y Roma, siete largos años consagrados a la ciencia que trata de Dios, la Teo-logía”. En ese equipaje, lamentaba él, faltaban conocimientos de otras culturas o saberes y faltaba una comprensión de la situación política, económica y social de aquellos a quienes iba a evangelizar.

En África se dio cuenta de que había algo que no encajaba. Así describe él esta experiencia: “El Tercer Mundo no necesita convertirse a ninguna religión, sino profundizar la propia, recuperando su dignidad, superando sus carencias, viviendo su autonomía, y más básicamente, disponiendo de salud… se requiere una política que vaya a la raíz de los males, el sistema capitalista que ha generado desigualdad y exclusión entre las clases sociales y entre los pueblos”. (Religión sin Magia, p. 40)

Se dio cuenta de que el mundo de hoy ya no está a gusto con el sitio en donde se había colocado a Dios a lo largo de la historia. ¿Se podría imaginar un Dios en el cielo ajeno a los problemas de una humanidad en la que el 98 por ciento de los más pobres viven de las sobras del otro 2 por ciento más opulento, que se guardan para ellos solos un 50 por ciento de la riqueza total? Si se trataba de un Dios providente que todo lo controla y dirige para el bien general, había que coger a ese Dios donde lo hubieran escondido y ponerlo en un nuevo sitio. Lo malo era que a ‘dios’ no había quien lo encontrara por ninguna parte.

Su experiencia misionera en el Tercer Mundo africano y su trabajo de evangelización terminó transformándose por completo, adquiriendo allí una profundidad humana más radical e integradora. Esto le llevó a su verdadera vocación: la conversión al mundo, a la secularización. Esto le ponen en contacto directo con el Dios Presente-Ausente, el único acto real de fe, el salto vital a la trascendencia desde lo secular: el Dios de todos los hombres, sin fronteras ni exclusiones.

Juan Luis trató de echar abajo el tinglado de la pretendida trabazón científica del lenguaje teológico. Todo estaba basado en un principio fundamental: “Dios ha hablado a los hombres y nos ha dicho cómo es”. De ese postulado se desprendía todo lo demás.

Había que repensarlo todo comenzando por lo que nos es común a cualquier humano, “el Dios bueno del Tao, del Buda, de Abraham, de Jesús, de Mahomed, de Mâhatmâ Gandhi, de Oscar Romero”. Por eso se pregunta: “¿Qué es Dios para mí?… El salto hasta la Trascendencia desde la capacidad de pensar, don básico de Dios, es el único acto de fe propiamente dicho”.Cuanto más le ganaba el espíritu crítico, más firme era su fe en Dios. Ya no tenía sentido seguir separando lo temporal y lo eterno, lo profano y lo sagrado, lo secular y la fe. “La realidad es el camino”, repite él insistentemente. Cada ser es un reflejo de Dios y cada ser humano puede encontrase con él en sí mismo.

* * *

Cómo nace mi nuevo paradigma

Por Juan Luis Herrero del Pozo

No creo constituir ningún caso excepcional si digo que nunca he tenido ninguna duda de la existencia de Dios. Esta duda equivaldría para mí a aceptar que el cosmos que habitamos carece de sentido. Nunca me ha asaltado esta tentación ni por consiguiente he podido consentirla. El sentido del mundo y de su historia es el reverso de la existencia de Dios. No he dudado ni siquiera en esos momentos oscuros en que la persona parece palpar la monstruosidad del mal o siente hundirse en el desfallecimiento y el dolor. La idea de Dios coincide con el despertar de mi conciencia y es como el libro blanco en el que se ha ido escribiendo mi vida. Creo que es una suerte porque bien podría no haber sido así. Por eso no se me ocurre atribuir mérito alguno a esta realidad, no más que a la certeza de que luego va a amanecer. En algún sentido la convicción de que Dios existe me parece ser como la trama del tejido de mi vida, aunque es claro que mi ‘idea’ de Dios no es hoy la de mi primera comunión.

La convicción de que Dios es una realidad pese a no ser una evidencia me resulta, sin embargo, algo tan espontáneo que no sabría decir por qué vía se podría producir su evanescencia. No creo que ocurriera por trampas de la razón porque ésta, bien al contrario, me ha servido de gran ayuda

Dios me resulta tan obvio que, habiéndose disipado en mi vida tantas viejas creencias, incluso religiosas, alguien me podría interpelar: Conforme, pero ¿qué es Dios para ti? La pregunta tiene su malicia porque bien podría ser Dios o un patrón innato de la inteligencia o una rutina del pensamiento sin que girase mi vida entorno a él. Pero algo me resulta claro: si Dios dejase de ser un valor existencial para quedarse en abstracción…por ahí sí que peligraría mi fe. En definitiva, cuando se actúa al margen de lo que se piensa se acaba pensando como se actúa.

¿Qué es Dios para mí o, más prudentemente, qué entiendo yo por Dios? Ciertamente hoy no es una abstracción. Si alguna vez lo fue no lo es sin duda hoy, a partir de un cierto día del verano de 1985 en que lloré al caer en la cuenta de lo mucho que había tardado en descubrir su proximidad casi apabullante. Aquel día sentí con meridiana claridad que en adelante sería el Imprescindible. No voy a hacer el recorrido de la incidencia de Dios en mi historia por más que el dato experiencial es lo único decisivo. Pero supuesto que no dejo de dar vueltas a lo que llamo nuevo paradigma, algo habré de hablar de Dios como clave de bóveda de mi cosmovisión. Tanto más que siendo cristiano mi fe en Dios, y Dios Padre-Madre, es la única fe en que se asienta todo el resto. Después de esta fe no encuentro base alguna para ninguna otra asentada en una autoridad cualquiera como en la generalidad de los cristianos ocurre en virtud de la pretendida revelación histórica de Dios. El salto hasta la Trascendencia desde la capacidad de pensar, don básico de Dios, es el único acto de fe propiamente dicho que reconozco sin ninguna duda. Con lo cual no hago de menos, por supuesto, al acompañamiento en mi vida de tantos testimonios vitales de hombres y mujeres creyentes explícitos o anónimos. Mi fe es así algo muy simplificado, Dios y la construcción de ese otro mundo posible que Jesús llamaba el Reino.

I “SÓLO DIOS BASTA”

Después de más de medio siglo de navegación de cabotaje por las costas y puertos teológicos de diverso tipo, tuve que comenzar de nuevo: lo estudiado era una ruta errada; pero al menos me había servido para caer en la cuenta de la tupida red de aporías que se desmoronaban. Reanudé la reflexión con el máximo cuidado y precaución: debía mejorar métodos y estar precavido ante ciertas encrucijadas engañosas. ¿Fueron años perdidos? Nunca es tiempo perdido desmontar un tinglado y prevenir a otros que, a la larga, han hablado de sentirse igualmente liberados.

I.1 ¿Es tanto lo que sabemos de Dios?.

Hoy no es novedad entender al Dios objeto del conocimiento como una paradoja. Siempre se ha dicho que era un Misterio pero a fe mía lo mucho que ha cundido lo poco que podíamos saber de ese gran misterio. De entrada, prestemos atención a la paradoja que se observa en el fenómeno de su conocimiento. Si se escucha a aquellos que parecen ser más entendidos en el conocimiento de Dios por serle los más cercanos, los místicos de cualquier religión o espiritualidad, se observa en ellos un elemento común cuando hablan del conocimiento de Dios. Coinciden con insistencia en que es INDECIBLE. Cuando intentan balbucear, pese a ser avezados teólogos, lo que ellos experimentan respecto a una realidad que les resulta tan escurridiza, parece como si, cuanto más de cerca lo tratan y lo viven, menos encuentran palabras. Sería casi más exacto decir que les sobran conceptos y palabras.

A tal comportamiento los eruditos han llamado ‘apofatismo’ para subrayar que Dios es in-decible. Y para decir algo de Dios echan mano de la poesía o del simbolismo. Es la llamada teología negativa, en el sentido -y esto es de suma importancia- de que de Dios es más acertado decir lo que no es que lo que es.

En el otro extremo, el tan occidental de la hybris parlanchina sobre Dios, son toneladas de libros los que se han publicado sobre el tema: su textura interna o ad intra (tres personas y una naturaleza), sus atributos, su actividad externa o ad extra, sus portentosas intervenciones en la historia de los humanos, su especial atención y mimo al único pueblo elegido en millones de años, sus incesantes revelaciones y el cese total de éstas con el acontecimiento Jesús, la privilegiada institución elegida para prolongar su testimonio, la permanente actividad sacramental y no sacramental de su Espíritu…He vivido inmerso en esta cosmovisión y empapado de ella. Dios casi había llegado a ser el más notorio actor de la historia y su nombre tan socorrido que mediante jaculatoria o blasfemia era imprescindible para subrayar cualquier hecho o estado de ánimo de un mínimo relieve.

¿A qué carta quedarse entre el Dios familiar y cotidiano (hacendoso aunque siempre huidizo) y el que no se puede nombrar? Reconozco que me extrañó la primera mención que oí del apofatismo, del Dios inefable. Acostumbrado a oír decir “palabra de Dios” miles de veces en la liturgia cristiana ¿cómo se podía asegurar que de Dios no sabíamos nada?

¡Ah, la Palabra de Dios! Mi cultura no sólo era un barboteo de alusiones a Dios sino que me fui formando en la convicción de que si algo era seguro era la presencia invasora de Dios en el mundo. Paradójicamente hoy pienso lo mismo… y todo lo contrario.

Porque Dios había hablado exhaustivamente en múltiples ocasiones. Su conocimiento era inagotable.

Para entender lo que había dicho Dios tuve que estudiar tres años de filosofía además de latín, griego y hebreo. Y luego, a caballo entre África y Roma, siete largos años consagrados a la ciencia que trata de Dios, la Teo-logía. Con lo cual se suponía que, sin apenas conocimientos de otras culturas o saberes, yo era un experto en Dios y me sobraban conocimientos para enseñar a cualquiera, que, por cierto, es a lo que me dedicaron.

El gran descubrimiento de aquellos años fue que la teología más que de verdades teóricas se ocupaba de la “historia de la salvación” de la que Dios mismo era el principal artífice.

Yo había entrado enteramente en el juego. Por lo demás una vez rotundamente asentado que Dios era un Misterio ¿quién iba a oponerse a dejarse succionar literalmente por los expertos del misterio, por la autoridad de los doctores y jerarcas por él elegidos para gestionar esa tupida urdimbre de conceptos, definiciones, axiomas, abstracciones, rotundos asertos, refinadas elucubraciones, pruebas de toda índole, dogmas, ritos meticulosos, leyes, preceptos minuciosos, cánones, sacramentos, estructuras eclesiales piramidales, etc. etc. Tan bien entré en el juego que me descubrí pidiendo en mi embajada española unos documentos de Ottaviani que en temas de libertad religiosa y de relaciones iglesia-estado el ilustre cardenal del Santo Oficio presentaba el caso español como paradigmático. ¡Por todos los cielos, que buen Torquemada se perdió la Iglesia al no seguirla por ese camino! Moderaré mis recuerdos y abreviaré.

I.2 Pensando por mí mismo

Todo aquello hizo crisis… apenas inicié un conato de investigación personal. Primero fue sobre la “salvación de los infieles”… Pese a estar preparándome como misionero no abandoné este tema mientras no descubrí resquicios en el magisterio para una interpretación más magnánima del status de los pobrecitos infieles que, aunque yo no llegase a tiempo, se estaban salvando de mil maneras.. Y así con varios otros temas.

El golpe de gracia a mis seguridades dogmáticas me vino por la historia, la de los dogmas y la de la iglesia. Esto último asentó un golpe fatídico a la credibilidad institucional y magisterial. La historia de los manuales (la que hoy conoce todavía el pueblo) era un burdo engaño o, como poco, un descarado barrer para casa como en la historia de España de la dictadura. Junto a la historia llegaron mis primeros descubrimientos bíblicos. ¿Dios actor de la historia? Sobre todo en el Antiguo Testamento, tan ‘inspirado’ como el Nuevo, había que echarle ganas para descubrir a un Dios bueno en medio de luchas tribales, intrigas palaciegas, sangrientas matanzas, acumulación de traición y engaño, abusos de poder, persecución de profetas, alianza con los imperios, acumulación clerical de dinero y prestigio, medias verdades o verdades contradictorias, triquiñuelas legales y un interminable etcétera. Si Dios era el principal actor no es que hubiese tenido mucho éxito. La Biblia, además de no ser historia, tenía más bien poco de sagrada. Con la historia de la iglesia, de los dogmas amén de la nueva hermenéutica bíblica se me desmitificó del todo la imagen de mi religión.

I.3 “Sólo Dios basta”

Relativizadas mis creencias en tantos frentes mi cosmovisión religiosa hacía agua por todas partes. Dios, no obstante, permanecía intacto. Más que nunca descubrí que era mi roca. Sí, no sé si contra toda lógica, Dios se había movido poco de su puesto central y absoluto. ¡Cuidado con el racionalismo! nos ponían en guardia los pastores. Pero yo fui descubriendo que cuanto más me ganaba el espíritu crítico, más firme era mi fe en Dios. La propia ciencia me ayudaba exigiéndome no confundir planos y respetar métodos. En cualquier caso, Dios y Jesús formaban en mi corazón un tándem indiscutible, nunca cuestionado por más que la teología tradicional dificultara la articulación entre ambos. Lo que ya no me encajaba era que Dios se hubiera revelado tan cabalmente sólo a los cristianos y aún menos en tan privilegiados grado, medida y claridad. Porque si Dios era un Misterio, el caso del misterio de Jesús no es que aclarase las cosas. Tampoco me preocupó en exceso. Por decirlo brevemente: si me barrieran de sobre la colina vaticana todos los edificios, basílica, jardines, plazas, museos, dicasterios, bibliotecas, encíclicas, palacios, papa, cardenales y monseñores…entonces aparecería firme y granítica la roca de Jesús y del Dios de mi infancia más sólidos que nunca. Pero bien ardua y delicada era la tarea que me aguardaba: retejer la manta entera desde otro extremo y con otros hilos. Ya he advertido que, bien que en la experiencia espiritual de Dios del año 85 el Maestro de Galilea no había estado presente, su portentosa grandiosidad acabó ganándome cuando la descubrí tan sencilla, humana, coherente y subversiva. Gracias a la Teología de la Liberación y pese a los chanchullos de los grandes concilios cristológicos y a las elucubraciones infumables de la indigesta escolástica. Sin saber todavía cómo equilibrar o superar contradicciones, lo que sí presentía era que el testimonio rotundo de Jesús era una construcción en piedra de sillería, pendiente sólo de limpieza. Y lo que se me imponía con contundencia era que el único Dios estaba al alcance de todos los humanos y que, para lograrlo, nos había dotado sin recelo de la bella capacidad de pensar, conmovernos y amar. Nuestra mente podía dar todavía mucho de sí. ¿Por dónde empezar?

Pronto pensé (gracias, por cierto, a Vigil): habrá que comenzar por lo que nos es común a todos los humanos, el Dios bueno del Tao, del Buda, de Abraham, de Jesús, de Mahomed, de Mâhamâ Gandhi, de Oscar Romero… Arrancando igualmente según he dicho del instrumento común a todo el mundo, la capacidad de pensar. En un proceso lógico de mente abierta a todas las verdades y a todos los testigos; y con los pies sólidamente plantados en la madre tierra y en sus realidades más sencillas, desde los prados y los pájaros hasta ese cerebrito de mi nieto que maneja palabras nuevas, pizarra y tizas, trajín de pegatinas, sonrisa o ceño, yogur y persecución de palomas: portentos todos que transparentan a Dios. Sin interrumpir, pues, la contemplación interior que saborea el silencio y la profundidad de las cosas, vamos a hacer un ejercicio de ascesis interior ciñéndonos a lo más nuclear de la capacidad de pensar: las grandes preguntas sobre el mundo y sobre nosotros mismos.

I. 4. La realidad, único camino.

No siento la necesidad de llegar tan lejos como Descartes. No dudo de la existencia de las realidades que me rodean ni de una suficiente capacidad de conocerlas del ser humano. Pues bien, sólo desde este entorno amplio de cuanto rodea mi existencia puedo partir para descubrir algo sobre Dios. Es decir no conozco ninguna otra plataforma que me dé acceso a él si existe. Por eso me veo constreñido a preguntar a las cosas por su origen y sentido. Si no me equivoco tales preguntas son de siempre y no prejuzgan la respuesta. Pienso incluso que las realidades que nos rodean pueden conducirnos a Dios o bien obstruirnos el camino si las tratamos como ídolos. Pero ellas siguen ahí con sus preguntas y en algún momento de nuestra vida nos llega su invitación al diálogo: ¿qué esperamos de ellas? ¿acaso sólo la satisfacción de un momento? ¿tal vez la felicidad total? El desencanto no tarda en llegar. Puede que su cometido sea ése, no poder colmar nuestra necesidad de felicidad sin límite. Puede que su papel sea más modesto, inducirnos a preguntarnos por el sentido. ¿Tienen algún sentido? ¿Y nosotros? ¿Tenemos algún sentido o somos caminantes sin rumbo? La respuesta no es obvia. Tal vez la mayoría no se hacen ninguna pregunta o se resignan a que no haya respuesta. Cada ser humano es un misterio. Y lo cierto es que no escasean quienes, en un momento de la existencia, se ven impelidos a detenerse y prestar oídos a interrogantes profundos y persistentes ¿Para qué estamos aquí? Es evidente que no es una pregunta ficticia la que se repite una y otra vez, de uno u otro modo, a lo largo del tiempo, en todas las literaturas. Respeto la respuesta que proclama el no-sentido y el absurdo. Pero decididamente no es la mía.

Decididamente nunca ha sido la mía. Digo lo mismo que de mi creencia en la existencia de Dios. Son realidades cómplices la de creer en Dios y en las cosas, a lo que pienso. Y es bastante coherente que así sea. Porque creo que las cosas y yo mismo “no estamos simplemente ahí” ni que nuestros anhelos hondos sean una “pasión inútil”; por eso no me ha cabido nunca en la mente que Dios esté de más en el horizonte vital.

De Dios apenas sabemos algo. Ni siquiera tenemos la certeza de que él haya hablado a algún profeta para disipar nuestras tinieblas. Pero un hecho parece imponerse: todas las culturas aseguran que si las cosas son con frecuencia hostiles también son cómplices en nuestro camino y nos hablan de Dios. Ninguna voz de ningún profeta me aportaría más certeza que la de mi propia facultad de pensar y sentir. Y por ello mismo me ha encantado siempre Francisco de Asís golpeando suavemente las florecillas quejándose de que hablaban demasiado alto.

La pregunta se ha formulado mil veces: ¿Pudo no haber existido cuanto existe? ¿Existe este mundo por necesidad? ¿Encierra en los últimos pliegues de su ser la necesidad de ser o pudiendo no haber existido apunta su ser contingente a Algo o Alguien más allá de sí mismo? ¿Es el cosmos una realidad incurvada sobre ella misma, precaria y cerrada? ¿Está nuestro espíritu condenado a la precariedad y a una eterna insatisfacción? Y en una perspectiva incluso más radical: cuando la hostilidad cósmica se desata y, sobre todo, cuando al pobre marginal se le arrebata el pan y la misma vida ¿tendrán la fatalidad inerte de los elementos o la maldad consciente del verdugo apenas humano la última palabra? Miríadas de pobres seres humanos que en millones de años de historia han penado cruelmente doloridos ¿harán verdad la blasfemia de un definitivo y desesperado “Padre ¿por qué me has abandonado?” ¿Realmente vivimos una historia cruel y absurda?

Nadie puede dar respuesta a tales interrogantes con la evidencia de una luz cegadora. Tan posible es la respuesta del no sentido como la del sentido. Aunque tengo para mí que la segunda es más dinamizadora. O estamos irremisiblemente mal fabricados los seres humanos o la esperanza utópica abre más caminos de vida que la conformidad fatídica. Por fortuna, parecen ser legión quienes apuestan por el sentido y por la trascendencia de lo empírico. No obstante, lo más definitivo será siempre el empeño eficaz por que la esperanza salvadora se haga carne y sangre en los más carentes de pan y de amor.

Cualquiera está intuyendo que al dador de sentido y esperanza lo hemos llamado Dios. Sabremos poco de él pero su simple presencia ausente o callada ilumina la realidad entera de un mundo que sin él sería una nave sin destino.

Fuente: ATRIO

imagen

.

23 ORGANIZACIONES DENUNCIAN MAS DE 2000 VIOLACIONES CONTRA DEFENSORES/AS DE DERECHOS HUMANOS EN LAS AMÉRICAS



Describen una situación alarmante y exigen la creación de un mecanismo efectivo para la protección de los defensores/as

Washington D.C, 29 de marzo de 2011 – El clima de inseguridad en el que trabajan los y las defensores/as de derechos humanos en las Américas ha alcanzado niveles alarmantes. Esta situación responde a la persistencia de ataques por parte de actores estatales o que actúan con su respaldo o tolerancia, como paramilitares, y a la aparición de nuevas formas de hostigamiento por parte del crimen organizado y empresas extractivas con intereses económicos en la región. Así lo denunciaron hoy 23 ONGs de 11 países reunidas en Washington D.C para el 141 periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En un informe de 2010, Naciones Unidas señaló que entre 2004 y 2009 se registraron más de 146 denuncias de amenazas a defensores/as de derechos humanos en las Américas. Según este organismo, los países donde más denuncias se producen son Colombia, México, Guatemala, Brasil y Perú (en ese orden).

Las organizaciones de defensores/as denunciaron una realidad aún más preocupante. Según sus investigaciones, en Colombia entre 2002 y 2009 más de 1000 defensores fueron víctimas de agresiones incluyendo asesinatos, amenazas, detenciones arbitrarias y torturas ;y sólo en el 2010 se registraron al menos 32 asesinatos de defensores. Son especialmente preocupantes las violaciones contra quienes trabajan por los derechos de las personas desplazadas, lideresas de grupos de mujeres, los/las que trabajan por la restitución de tierras y sindicalistas. Así, 46 líderes de desplazados activos en procesos de restitución de tierras fueron asesinados entre el 2002 y el 2011.

En Guatemala se registraron 1072 agresiones de 2007 a 2010, de las cuales 45 fueron asesinatos y el 98% quedaron impunes. Mientras tanto, en Honduras por lo menos 50 defensores/as han sido asesinados desde que se produjo el golpe de Estado.

Los representantes de la sociedad civil reunidos en Washington D.C hicieron particular hincapié en el incremento de actividades ilegítimas de inteligencia por parte de los Estados contra los defensores/as de derechos humanos.

Las organizaciones solicitaron a la CIDH crear una relatoría u oficina específica encargada de la protección de los defensores/as. También pidieron a este organismo que exija a los Estados que implementen medidas efectivas de protección y mejores políticas públicas que garanticen el trabajo de defensores/as, y la investigación de los actos de violencia y amenazas realizados en contra de personas que ponen en riesgo su vida para denunciar situaciones de injusticia social.

Listado de organizaciones: Amazon Watch/ Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh) / Centro de Derechos Humanos de las Mujeres de Chihuahua / Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) / Centro de Derechos Humanos de la Montaña “Tlachinollan”, México/ Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, México/ Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)/ Corporación de Defensa y Promoción de los Derechos del Pueblo (CODEPU) /Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C. (CMDPDH) / Comité de Defensa integral de Derechos Humanos “Gobixha”, AC. / Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) / Comité de Familiares de Víctimas (COFAVIC)/Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES) / Corporación Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CCAJAR)/ / Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH) / Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas (IDHUCA) / Global Rights Partners for Justice/ Observatorio Ciudadano, Chile/ Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (PROVEA) / Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” (Red TDT) / Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos (UDEFEGUA) / Washington Office on Latin America (WOLA) /

Contacto de Prensa

Milli Legrain
CEJIL
Tel 202 319 3000
mlegrain@cejil.org

Fuente: Chacatorex
.

martes, 29 de marzo de 2011

Europa y los crucifijos.


Público

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos acaba de cerrar el debate sobre la posibilidad de que las escuelas públicas italianas puedan exhibir crucifijos en sus aulas con una sentencia inesperada, tanto por su fundamentación jurídica como por las consecuencias sociales y políticas que el fallo judicial puede generar.

A priori, el Alto Tribunal sólo podía adoptar dos decisiones, bien entender que la presencia de crucifijos en las aulas de las escuelas públicas lesiona el Convenio Europeo de Derechos Humanos, o bien lo contrario. Sin embargo, el tribunal ha optado por realizar una pirueta jurídica al establecer, por una parte, que los estados deben respetar el derecho a la libertad de conciencia de los menores; pero por la otra que, si bien la presencia de los crucifijos puede lesionar los derechos mencionados, al no existir un consenso claro entre los países europeos sobre este particular es necesario reconocer cierto margen de discrecionalidad a los estados, y que, en consecuencia, la decisión del Gobierno italiano de conservar los crucifijos no lesiona el Convenio Europeo.

Con esta decisión, el Tribunal Europeo contradice su propia jurisprudencia, e ignora que los niños que deben contemplar el crucifijo asisten de forma obligatoria a la escuela hasta los 16 años. En otras palabras, con independencia de cuáles sean las creencias o convicciones de los alumnos, el modelo educativo italiano les obliga a ser escolarizados en un aula presidida por un símbolo religioso.

Es cierto, tal y como señala el tribunal, que la mayoría de los países europeos no prohíbe expresamente la presencia de simbología religiosa en las escuelas públicas, pero también lo es que, gracias al sentido común, en la mayoría de las escuelas públicas europeas este tipo de símbolos no está presente, con el fin de que los alumnos sean educados en un contexto ideológica y religiosamente neutral.

La Santa Sede ha visto en esta sentencia un apoyo más a su cruzada a favor de una Europa cristiana, que ve en el crucifijo el principal símbolo de Occidente; pero haría bien en recordar aquello que decía Réveillère de que en muchas ocasiones lo que consideramos justicia es, con mucha frecuencia, una injusticia cometida en nuestro favor.

Óscar Celador es Profesor de Derecho Eclesiástico del Estado y de Libertades Públicas

Fuente: Redes Cristianas

imagen

.

Guatemala: Tierra arrasada y democracia.


De nada sirve presentarse como expresión de una cohesión social asentada en la justicia social, si no se tiene la fuerza para enfrentarse a los intereses empresariales que mantienen el poder.


He decidido interrumpir la serie de artículos sobre Venezuela que había iniciado hace tres semanas. Me siento profundamente impactado con las imágenes fotográficas y crónicas que he recibido sobre el desalojo violento de varias comunidades en el Valle del Polochic, en el municipio de Panzós, tristemente célebre desde la masacre que efectuó allí la dictadura de Romeo Lucas García. En las fotos aparecen efectivos de la policía y del ejército arrasando las comunidades de Miralvalle y Agua Caliente. Humildes ranchos de caña de maíz y paja incendiándose, igualmente derruidas aparecen viviendas de madera, lámina y plástico, sembradíos de frijol y maíz emergen arrasados por tractores implacables y sobre todo la indignante imagen de un hombre joven, pobremente vestido y descalzo, tendido en el suelo con la cabeza ensangrentada. Fue asesinado por las fuerzas de seguridad de un tiro en la cabeza. Se llamó Antonio Bed Ac, campesino K’ekchí, y hoy figura entre los innumerables muertos que ha ocasionado la voracidad capitalista legitimada ahora por la democracia neoliberal.

Las imágenes dejan muy mal parado al gobierno de la UNE y en particular al presidente Álvaro Colom. Son imágenes que recuerdan a la política de tierra arrasada que las dictaduras militares practicaron en los años setenta y ochenta del siglo XX. Fotografías y crónicas evocan la masacre de Sansirisay en Jalapa en mayo de 1973 y la de Panzós en mayo de 1978. Masacres pioneras de los cientos que habrían de escenificarse en los primeros años de la década siguiente. Masacres precursoras en las que estuvieron involucrados personajes como Carlos Arana Osorio, Efraín Ríos Montt y Romeo Lucas García. Todos ellos artífices de la política contrainsurgente de tierra arrasada que colocó a Guatemala en el primer lugar de los genocidios observados en la América contemporánea.

En aquellos terribles años ochenta del siglo XX, la dictadura hizo las masacres en nombre de la lucha contra el comunismo y por la defensa de la democracia. Hoy la democracia en Guatemala hace tierra arrasada en defensa de la acumulación capitalista desenfrenada. Hasta el momento describir estas líneas, habían sido devastadas ocho de las 16 comunidades asentadas en terrenos propiedad de la familia Widmann y el fracasado ingenio Chabil Utzaj: Agua Caliente, Miralvalle, Quinich, Río Frío, 8 de agosto, El Sauce, El Recuerdo, Bella Flor. Restaban San Pablo I y II, Paraná, San Miguel Cotxja, Santa María Cotoxja, El Paraíso, Las Tinajas y El Rodeo. Pese a un cuantioso préstamo otorgado a la familia Widmann por el BCIE en tiempos en que su pariente político Oscar Berger era el presidente de la república, al parecer fracasó en llevar adelante el referido ingenio. Los terrenos fueron ocupados por una masa de campesinos K’ekchís agobiados por la pobreza con lo cual afectaron tierras que resultan valiosísimas en el marco de los megaproyectos y expansión capitalista en toda la región. La violencia efectuada por el Estado el 15, 16 y 17 de marzo a través del gobierno del presidente Colom refleja la miseria campesina por la ausencia de una reforma agraria en el país y los procesos de despojo que en distintos lugares de Guatemala, Centroamérica y América latina se están observando por la expansión de las fronteras de inversión capitalista.

Lo que resulta revelador es que un gobierno que se inscribe dentro de la nueva época de democracia y gobiernos civiles, haya sido el instrumento del Estado en una violencia que tiene fines espurios. Resulta revelador también que un gobierno que se presenta a sí mismo como alternativa socialdemócrata y solidaria ante la mano dura, sea artífice de un hecho tan deleznable como el que ahora comentamos. Pero seamos justos, el gobierno de Colom solamente expresa las limitaciones profundas que tiene una democracia asentada en un modelo de capitalismo salvaje como el que ahora se vive en el mundo. Durante su gobierno ha sucedido exactamente lo que sucedió durante el gobierno de Oscar Berger: han sido amenazados, agredidos y asesinados activistas sociales en contra de los megaproyectos, activistas de derechos humanos y ambientalistas.

De nada sirve presentarse como expresión de una cohesión social asentada en la justicia social, si no se tiene la fuerza para enfrentarse a los intereses empresariales que hoy mantienen realmente el poder.

"Nuestro Norte es el Sur" Difundiendo el periodismo alternativo, somos mas gente pensando.

Recomienda, Marquemos un Norte

--o-Ø-o--

Desalojos violentos de comunidades indígenas en Guatemala
En los últimos días han sido desalojadas decenas de familias de comunidades del Valle del Polochic, con la intervención de cientos de elementos de la policía, ejército y paramilitares, se reporta al menos un muerto por arma de fuego y varixs heridxs; casas quemadas y cultivos arrasados. Información en CMI Guatemala.

--o-Ø-o--

Fuente: Chacatorex
.

lunes, 28 de marzo de 2011

Falleció José Comblin.Teólogo del Espíritu Santo.



José Comblin: Maestro visionario.
Por Carmelo Alvarez.
Chicago.

El correo electrónico es un medio eficaz para mantenernos en contacto con amigos entrañables. Y muchas veces nos comparte noticias muy buenas. Esta noche Guillermo Meléndez y José Oscar Beozzo nos comparten una noticia que entristece y conmueve. El gran maestro y visionario José Comblin nos ha dejado para morar en predios de eternidad. En la gran casa de Dios está. No me queda la más mínima duda.

No recuerdo el lugar exacto en que lo conocí en esta Latinoamérica “ancha y ajena”, para servirnos de esa frase de Don Ciro Alegría. Una cosa sí recuerdo y recordaré, su erudición. Era un maestro en el más pleno y auténtico sentido de la palabra.

Se me antoja pensar que una razón fundamental para esa vocación magisterial era su profunda admiración por el maestro Jesús, a quien dedicó algunos escritos sencillos, buscando esa savia que el caminante de Galilea nos trató de comunicar. Y conversaba, Don José, con autoridad y conocimiento de los evangelios, las parábolas, los discursos de Jesús y todas sus enseñanzas, con reverencia. Siempre aplicando el desafío ético y la contextualización en nuestra propia vocación de aquello que Jesús nos quiso enseñar.

Don José fue un escritor prolífico, claro, incisivo y polémico. Dotado de una gran inteligencia y bien formado en la ciencias sociales y naturales, se dedicó a iluminar conciencias e incitar a pensar correctamente y buscar la verdad.

La gama de su producción literaria es de por sí impresionante, desde temas bíblicos hasta los teológicos, sociales y políticos, pasando por la historia. ¡Y nos deja perplejos y agradecidos por esa disciplina tan esmerada y bien cultivada! ¿Cómo no agradecer un libro tan claro y pedagógico como El Espíritu Santo y la liberación? Es una fuente esencial para un tema fundamental. Así podríamos mencionar Cristo y el Apocalipsis y su comentario a los Filipenses. Otros cientos de artículos sobre los más variados temas enriquecen su obra magna y erudita.

Don José Comblin no sólo fue un gran maestro, sino que abrió caminos, trazó un trillo de provocaciones e intuiciones en la caminada teológica latinoamericana, que lo hacen un teólogo de la liberación cruza-fronteras, abriendo espacios para el diálogo y la crítica seria y ponderada.

Además, fue un teólogo popular, del pueblo y con el pueblo. Proveyó una teología laica liberadora que lo llevó a encarnarse en la situación de las comunidades de base, compartiendo el pan y el vino; las penurias y las alegrías del campesinado brasileño. Lo mismo hizo en Chile y Ecuador. En muchas ocasiones compartió en Centroamérica con seminaristas, comunidades de base y universidades.

Entonces, aparecía el visionario incomodador de dictadores y jerarcas religiosos conservadores. Su pensamiento profético y sus propuestas muchas veces heterodoxas y avanzadas, lo colocaban frente a esas autoridades en franco desafío, pagando el precio con la marginación, el exilio y la relegación. Pero Don José sabía medir riesgos y asumirlos con integridad evangélica.

Creo no equivocarme, si le entendí bien, que no le interesó regatear poderes ni buscar posiciones acomodaticias. Tal vez, fue todo lo contario: Buscó incesantemente el camino del discipulado en discernimiento y humildad, con profunda ternura cristiana. Se le notaba en su rostro. Sus pausas en el conversar, con una sonrisa diáfana y dulce, proveía el espacio para compartir, aprender y sentirse uno desafiado.

Sólo he de relatar una experiencia que me ayudó a valorar este profeta-visionario.

El Centro Antonio de Valdivieso de Nicaragua programaba unas Semanas Teológicas que llegaron a ser un verdadero espacio para la reflexión, el análisis y las propuestas más desafiantes. Recuerdo que en la jornada de 1990 nos invitaron a Don José Comblin y a este servidor a compartir dichas conferencias, girando el tema general sobre los proyectos evangelizadores en Latinoamérica. A Don José le tocaba la perspectiva católica y a mí la protestante.

La jornada incluía simposios y trabajo en grupos, en una dinámica de debate abierto muy fructífero. En lo personal me resultaba fascinante sentarme a conversar con Don José pues él deseaba compartir sus enfoques y saber los míos antes y después de cada intervención. Mirando hacia atrás en la distancia y el tiempo, fui profundamente impactado por aquellas conversaciones, y guardo con gratuidad la sabiduría que me compartió.

Hubo un momento de celebración litúrgica en la Semana Teológica, allá en el Centro Valdivieso. Recuerdo vivamente que un sacerdote hondureño tomó la guitarra y comenzó a enseñarnos un cántico muy popular en las comunidades de base en Honduras. Y quedaron grabadas para siempre este mensaje tan evangélico que me confirma la tesitura espiritual de Don José Comblin. A él también le emocionó cuando lo cantamos:

Jesucristo me dejó inquieto, su palabra me llenó de luz.

Y jamás yo pude ver al mundo sin sentir, aquello que sintió Jesús (2).

Gracias, Don José, digno siervo de Jesucristo en su pueblo. Su estela luminosa se ha quedado con nosotros y nosotras. Prometemos recordar con alguna frecuencia lo que nos enseñó y compartió. Su sabiduría nos ha conmovido y desafiado.+ (PE)

PreNot 9424
110328

.